Señales Vivas del Amor del Padre

De vez en cuando nuestros hermanos y hermanas separados nos confrontan con el dicho de Jesús que dice: “No llamar a ningún hombre, padre.” (Mateo 23,9) Este dicho ha causado a no solo un católico una gran

InSeitz By Bishop Mark J. Seitz

InSeitz
By Bishop Mark J. Seitz

confusión. Nos preguntamos, “¿Entonces por qué llamamos a los sacerdotes, ‘Padre’?” Otra pregunta; que es tan válida como la anterior sería: “¿Por qué llamamos nuestro progenitor masculino; ‘padre’ o por la variación más familiar; ‘papá’?”

Estas son muy buenas preguntas al estar a punto de celebrar el Día del Padre este mes, ya que nos lleva a una mejor comprensión de un papel que se entiende mal tristemente, hoy en día. La Iglesia ha entendido siempre que estas palabras de Jesús no son para ser tomadas literalmente,  no más que las siguientes palabras; “Si tu mano es tu dificultad, córtala.” (Mt. 05,30) El punto que Jesús está tratando de explicar es que nadie es “padre”, “profesor” o “maestro” por su propia autoridad. Toda autoridad en el cielo y en la tierra le pertenece a Dios. Dios es El Autor de todas las cosas. Pero uno de los mayores signos de la dignidad que Dios ha otorgado a los seres humanos es que Dios elige para compartir Su autoridad; El opta por realizar Su obra, a través de la cooperación de los seres humanos.

Dios llama a algunos hombres para ejercer una especie de paternidad espiritual en el mundo, dando a su pueblo una nueva vida en el Bautismo, el fortalecimiento a través de los Sacramentos, la enseñanza y guía en nombre de la Iglesia, además de orar con y para ellos, día a día. Es por esto que a los sacerdotes se les llama ‘Padre’.Coat

Dios llama a otros hombres a compartir su rol paternal, al unirse a sus esposas y dar a luz una nueva vida y crear una familia. Sólo estamos empezando a apreciar la importancia del papel del padre en el desarrollo saludable de un niño. Los psicólogos nos dicen que incluso nuestra misma imagen de Dios depende en gran medida de nuestra experiencia con nuestro padre humano. Es cierto que Dios no es hombre o mujer, pero hay suficientes cualidades que Dios ha compartido con la paternidad, que Jesús no pudo encontrar mejor título con el que hacer frente a Dios. El habló con Dios como “Abba”, “querido padre ‘.

Muy a menudo hoy en día, las madres se quedan solas para criar una familia. Ellas merecen todo el crédito y respeto por el trabajo que realizan, tanto en el apoyo a sus hijos, como en la crianza de ellos, por su propia cuenta. Pero serian ellas las primeras en decir que una parte importante que un padre tiene que desempeñar en el bienestar de los niños, es un entorno seguro y saludable; en el modelado de las relaciones y comportamientos saludables entre hombres, por no hablar de la importancia de demostrar cómo vivir en el pacto incondicional que da vida complementaria al matrimonio.

Es justo que nos tomamos un momento para dar gracias al Señor por habernos revelado su cuidado Paternal a través de nuestros padres terrenales. Para la mayoría de nosotros El hizo su presencia muy personal y real en el padre humano que nos dio. ¡Que Dios esté con nuestros padres! ¡Que les ayude a conocer su tremenda dignidad! ¡Que Dios nos ayude a representar así, Su Paternidad!

Obispo Marcos

No Comments